Hércules y el Tercer Puente

Ilustración: Iván del Río
Texto: Ana Mendoza

Hércules tenía ante sí un nuevo reto. Años atrás, en otra época, Euristeo había asumido el poder y la fuerza de Heracles. Sabía que contra él nada se podía hacer y se había resignado a darle la libertad pese a que aquello pudiera poner en peligro su reinado. A Hércules le encantaba viajar. Ya lo había hecho antes. En Cádiz, entonces Eriteia, había vivido miles de aventuras y había creado sus columnas en el Estrecho de Gibraltar como símbolo de sus hazañas. Pero ahora la situación era especial, diferente. El mítico héroe griego quería unir los dos continentes, Europa y América y quería hacerlo desde Cádiz, ciudad a la que adoraba.

Tras los doce trabajos por los que personas de todas partes le habían conocido, Hércules iniciaba uno nuevo, el más ambicioso y complicado. Gades se convertía en el punto de partida. El héroe buscaba recuperar el esplendor de Eriteia, volver a convertirla en lo que fue: un símbolo del comercio, una ciudad abierta y con una gran diversidad cultural. Heracles había seguido desde el Olimpo la evolución de Cádiz y buscaba retomar esos lazos que en el siglo XVIII se habían establecido entre esta ciudad, Europa y América. Fue entonces cuando Cádiz se impregnó del espítitu del Nuevo Mundo y era ahora cuando el héroe tenía que intervenir para rescatar a la ciudad y llevarla donde merecía.

Sabía que para su hazaña no encontraría apoyos. La incredulidad era constante en la trimilenaria. Se había extendido el desánimo en una sociedad que miraba hacia adelante sin tener claro qué futuro le esperaba. Sin embargo a Hércules eso no le importaba. Contaba con su enorme poder y su constancia para no desvanecerse ni física ni mentalmente. Construiría un puente, un viaducto enorme, incapaz de ser derribado y que resistiría con el paso de los años cada golpe, cada embestida de las olas y cada vehículo que lo atravesara. Estaba convencido de las consecuencias positivas que tendría su obra. Sería un proyecto extraordinario y único.

Para conseguir su objetivo Hércules trazó primero los planos. El puente se elevaría sobre el Océano Atlántico y tendría miles de kilómetros de recorrido hasta llegar al Nuevo Mundo. Aunque no tenía la ayuda de ningún humano, no le iban a faltar el coraje ni el empeño para su gran gesta. Además, contaba con la fuerza que le aportaba el Inti, el dios Sol americano. Su brillante presencia enriquecía los poderes de un semidios que se puso manos a la obra antes de que fuera demasiado tarde. Hércules se elevó sobre la inmensidad del mar. El Océano Atlántico parecía más infinito que nunca. En ese instante la tierra empezó a temblar aunque inexplicablemente fue un movimiento delicado. Se habían formado ya los dos extremos del impresionante puente. Con una rapidez extraordinaria el célebre héroe griego hizo que aparecieran uno tras otro los pilares y las bases de su espléndido camino desde Cádiz hacia las Américas. Heracles no necesitaba descansar, era conocido en todo el mundo por su resistencia y capacidad física. Esta vez tenía que demostrar también que su leyenda era cierta. En solo cinco días había culminado el viaducto.

Desde Gadir no salían de su asombro al comprobar lo que había conseguido el afamado dios griego. En América empezaban a mostrar interés por viajar hacia el otro lado del camino. A Hércules le llegaron los reconocimientos de toda la población. Su hazaña suponía el inicio de una nueva relación con América y de esta con Europa, y el comienzo de un nuevo vínculo cargado de prosperidad para una ciudad, Cádiz, que comenzaba a tomar impulso para hacerse tan fuerte como su héroe.

Ilustrado por

Iván del Río

Texto de Ana Mendoza

Cádiz, 1980. Licenciada en Ciencias de la Información, ha sido redactora de diversos medios locales tales como El Pueblo de Ceuta, Cadena Cope o Diario de Cádiz. Actualmente es editora en La Voz de Cádiz.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This